Smoothies: ¡la mejor forma de refrescarte!

Smoothies: ¡la mejor forma de refrescarte!

Actualmente es muy conocido el término “smoothies”, el cual hace referencia a batidos de una o varias frutas e incluso vegetales. Gracias a la textura suave (de la cual proviene su denominación en inglés Smooth = Suave) que presenta, ha sido bastante aceptada por la población; ya que proporciona nutrientes importantes como vitaminas y minerales en una bebida cremosa y apetecible.

Estas bebidas son preparadas a base de trozos de fruta (preferiblemente congelados) mezclados con leche y hielo. Sin embargo, existen muchas recetas que tienen algunas variantes en sus ingredientes; como por ejemplo, cambiar la base líquida de leche por yogurt, helado o agua natural. Al igual, que agregarle avena, semillas de chía o linaza, entre otros.

Como todos los alimentos, presentan sus pros y contras.

Beneficios de los smoothies:
• Aportan todos los nutrientes de la fruta o el vegetal utilizado: vitaminas, minerales, antioxidantes, enzimas, fibra, etc.
• Le dan un “descanso” al sistema digestivo al facilitar el proceso debido a su composición líquida.
• Mejoran el nivel energético y la concentración.
• Favorecen el tránsito intestinal gracias a la fibra que pueden aportar y a su vez renuevan el tono de la piel gracias a las vitaminas y minerales.
Ahora, también es importante conocer cuáles son esos inconvenientes que pueden minimizar su aporte al no prepararlos adecuadamente:
• Es recomendable que el vaso o envase en donde se vaya a colocar el smoothie se encuentre frío; ya que un envase caliente, puede llegar a mermar algunas enzimas presentes en la bebida preparada.
• Cuando se esté triturando o licuando la fruta/vegetal, es importante que se haga rápido; ya que esto permite que se incorpore mucho aire y causa pérdidas nutricionales debido al proceso de oxidación.
• Otro dato pertinente para incorporar este tipo de bebida a tu alimentación, es que a pesar de ser bastante saludable, igualmente aporta calorías y principalmente carbohidratos que se transformarán en azúcar dentro de tu cuerpo.
Fuente: emedemujer.com