Alimentación Sana y Rendimiento Escolar

Alimentación Sana y Rendimiento Escolar

Comienzan las actividades escolares y al mismo tiempo el dolor de cabeza de muchas madres que como tú desean que sus hijos obtengan, desde el inicio, excelentes calificaciones, en este sentido, te comentamos que no existe un estudio que permita definir con exactitud la relación alimentación – rendimiento escolar, sin embargo, son varios los especialistas que a diario se interesan en esta materia y sus conclusiones han demostrado, entre muchas otras cosas, que la desnutrición prenatal y durante los primeros años de vida puede disminuir el crecimiento cerebral, sí, como lo leíste y lo peor es que esto deriva en niños en edad escolar aletargados (reducen su actividad como estrategia de protección para la conservación de la energía) lo que genera falta de atención, concentración, inteligencia y por ende una evidente deficiencia en su rendimiento escolar.

Es fácil que asumas entonces que si un infante llega a edad escolar con un déficit en su alimentación existirá un retraso (leve o intenso) en su rendimiento educativo, debido a esto, los especialistas se han interesado y demostrado que debe existir una relación entre la alimentación, el ambiente (infraestructura) y las actividades y/o estrategias pedagógicas utilizadas por los docentes para lograr un excelente resultado en el rendimiento.

¿Eres madre y estás preocupada por el rendimiento escolar de tú hijo (a)? debes velar entonces por conseguir utilizar los ingredientes apropiados en las comidas y así ofrecer una alimentación balanceada tomando en cuenta las características particulares del niño (a) y las actividades que ejecutará durante el día.

Para que logres el objetivo y tu hijo obtenga un excelente rendimiento escolar te presentamos los siguientes tips:
1.- Enseña buenos hábitos de alimentación.

Desde que el niño nace debes comenzar a generar hábitos alimenticios saludables, a medida que crece debes incluir tres comidas al día, dos meriendas, pero sobre todo que contengan los nutrientes adecuados: cantidad de proteínas, carbohidratos y azucares que el cuerpo requiere según la edad, no permitas que se alimente frente al televisor, en su cuarto y/o realizando cualquier otra actividad.

2.-Desarrolla un plan alimenticio revisado por especialistas

Es notorio que si eres madre primeriza no sabrás como lograr incluir en la dieta de tu hijo (a) los alimentos que contengan los nutrientes suficientes para su completo desarrollo esto sugiere la necesidad de ubicar especialistas (nutricionistas) que generen alertas y te ayuden a ejecutar todo un plan alimenticio que coadyuve en el desarrollo integral del niño y por supuesto en su desarrollo intelectual.

3.- Realiza las compras de alimentos sanos con tus hijos (as)

Esto generará que se adapten a una cultura de la comida sana, déjalos elegir dentro de la variedad de alternativas, lo que a ellos les llame la atención y permíteles conocer sus sabores, olores y texturas, de esta manera podrán tomar decisiones de compra relacionadas a la comida sana.

Una buena alimentación definitivamente incide en el rendimiento escolar de tu hijo, por eso debemos ocuparnos y comenzar a generar hábitos alimenticios propicios, adquirir los mejores y más sanos productos e incorporar a los niños en el proceso, conocimiento y selección de los mismos, esto te dará excelentes resultados.

Redacción: Blanca Labrador

Imagen: pixabay.com